Page 1
Estándar

Devolución R3 de Vero

Todo fraccionado, separado y repartido, a partes iguales… o desiguales, en categorias, espacios…. La línea recta construye la división, dibuja los límites. Algo, alguien queda fuera. Y hasta el mismo cuerpo es materia matemática. Primero se divide en en dos mitades: mente-cerebro-cabeza y de cuello para abajo, para después continuar la disección ( “Recorte por la línea” trabajo de Regina José Galindo).

Imagino cabezas que atraviesan la plaza. Las personas salen de sus cajas de casas. Saltan a la plaza, pero sólo con su cabeza, el resto queda en la caja. Y esas cabezas sobrevuelan el espacio atravesando calles y plazas. Pensamientos fraccionados atravesando un espacio fraccionado, cabezas circulando, pies sin tierra. Espacios públicos y tradicionalmente fraccionados, para cuerpos fraccionados de hoy.

La acción Nido invisible abre el diálogo a la ciudad. La comunidad se expande; nosotras, tu sobrina, la plaza, y la personas que pasan y están. Una acción que dialoga entre siglos, que conecta historias, pensamientos y deseos diversos. Tu y tu sobrina poblando la plaza de nidos simbólicos y muchas otras personas caminado, atravesando, conversando tal vez… Cada uno de esos “nidos”, un “intersticio”, una propuesta de intercambio y relación para ese espacio. Anidar la plaza por un tiempo, apropiarte de ella contándole tu poesía.

¿Los espacios son, o se hacen?¿qué es la ciudad?¿cómo se hace?, ¿qué es el espacio público? ¿cómo se hace?

¿Qué es un puente? Y se respondía: una persona cruzando un puente.¿Qué es una ciudad? Un lugar con mu- cha gente. Un espacio público, abierto y protegido. Un lugar, es decir un he- cho material productor de sentido. Una concentración de puntos de encuentros. En la ciudad lo primero son las calles y plazas, los espacios colectivos, luego vendrán los edificios y las vías. El espacio público define la calidad de la ciudad, porque indica la calidad de vida de la gente y la cualidad de la ciudadanía de sus habitantes.” (Fragmento de la Ciudad del deseo, Jordi Borja)

Estándar

Devolución a R3 de Carmen

Observo las imágenes que compartes:

Espejos circulares convexos devuelven fragmentos de un paisaje. Un pequeño cartel sujeto al poste de la señal invita a quien se acerque a leerlo, a pensar qué está mirando y darle un significado.

Me dejo asaltar:

Paisaje Blando / Paisaje Líquido

El espejo-señal disponen en el juego/ejercicio una estructura y unos límites, llamando la atención y focalizando la mirada en una parte del paisaje que te rodea. Paisaje del que formas parte, en el que estás y que construyes pero del que no eres parte en la imagen. La persona que mira puede elegir moverse y así su mirada se traslada y la imagen que devuelve el espejo cambia. Así el espejo-señal ayuda a multiplicar y fragmentar la mirada de la persona.

Encuentro una relación entre el espejo-señal (contenedor) y la imagen-reflejo (contenido). El contenido es más amplio, incluye mayor número de elementos que el contenedor:

 

relacion-1-mutiples

 

 

 

relación

 

 

 

Leeo el texto que completa la resonancia:

Hablas de la necesidad de incluirnos en las imágenes para construir nuestra identidad….y si construimos las imágenes, las significamos, podría, la acción inversa, incluirse en nuestra identidad? No tengo muy clara la formulación de esta pregunta. Esta pregunta surge de pensar en incluirnos en las imágenes y el hecho de que tu no apareces en la imagen que generas al mirar el espejo-señal. ¿Sería como verte y no verte al mismo tiempo? Aquí abajo te dejo un referencia que me sirve para pensar en esto;

https://www.guggenheim.org/artwork/24749 Joan Jones Mirror Pice I

“El arte bien entendido es un campo de subversión y de resistencia. Es el lugar en donde se cuestiona todo lo convencional, que es la mejor manera de abrir el campo para una expansión del conocimiento. Y la expansión del conocimiento subvierte lo conocido” (Luis Canmitzer, http://www.revistapuntodefuga.com/?p=6289 )

Acción poética me sugiere tu resonancia, que resiste al orden de la cosas, a cómo deben ser leídos, entendidos y utilizados los elementos que se disponen en el medio urbano. Este objeto sirve para tal cosa, y para nada más. Una acción de apertura a nuevas relaciones con los elementos del paisaje y con las personas, una propuesta de comunicación con otrxs.

Me pregunto cómo fue el encuentro de la persona que retiro los carteles con  los carteles. E imagino; lo vería desde lejos y se preguntaría “¿Qué es eso que hay hay colgado?” “¿Qué hay escrito?” “¿Quién lo habrá puesto?” “¿Para qué?” “¿Con qué propósito?” “¿Querrá decirnos algo?” Esto no puede estar aquí.

Vuelvo a las imágenes de tu acción:

El espejo me señala algo, algo que otrxs construyeron, diseñaron, transformaron a lo largo del tiempo y me pregunto quien? cuántos? cómo?. Somos testigos de esa memoria del paisaje y construimos sobre ella un nuevo significado, apropiándonos de los actos de otrxs.